domingo, 11 de septiembre de 2011

Corazón

Aprieta bien los dientes,
No pierdas detalle, corazón, quítate los lentes,
Abrasa la razón, fuego de mar, mar sin puentes,
Siente la tensión en tu sien latente.

¿A dónde vas, mujer, con ese corazón roto que cargas sobre la espalda?
¿A dónde vas, niña, con ese corazón desgastado que arrastras bajo los pasos?

Abre bien los párpados, mira de frente, 
La vida es un arco iris, cada sensación una fuente,
Y tu corazón negro, la suma de todas, paciente,
Dispara todo latido, es un arma de doble filo, hiriente.

¿A dónde crees, cariño, que llevas ese corazón enmarañado en la enredadera de tu cabello?
¿A dónde vas, corazón, con esa mujer ahorcada entre tus arterias?

2 comentarios:

Gabriel Cruz dijo...

El primer párrafo m queda como anillo al dedo, lo pondré en práctica, en ocasiones ciertos momentos se me van como si fueran los sueños de otro.
Los siguientes párrafos evocan situaciones muy reales, dichos todos de manera muy dulce, el corazón me queda acongojado, pobres de las mujeres, aunque ello también le pega a los hombres, también nosotros podemos llegar a arrastrar sentimientos y un corazón roto, me gustó.

Karol dijo...

A donde lleve el camino ¿no?, lo importante es no dejar de lado el corazón, ni los sueños (a mi entender)