lunes, 28 de septiembre de 2009

Tu Sonrisa y Una Lágrima

Encontré tu sonrisa encerrada en una lágrima,
Colgaba del pétalo transparente de una rosa,
Deshaciéndose paulatinamente, desbordando tristeza,
Se escabullía de aquella mirada extraviada
Que se perdía en el horizonte, más allá de la soledad.

Pendía, suicida y decidida, como un péndulo ante la gravedad,
Así la encontré, ahogada en el fondo de una lágrima,
Opaca y desteñida, sin vida y con el alma palidecida,
La flor, la ilusión y la esperanza, marchitas por su ausencia,
Aquella sonrisa, tu sonrisa falta de brillo, se deslizaba a la melancolía.

Te observaba, pasivamente, al otro lado del jardín,
Mirándote perder, en un caudal de llanto, aquella suave y tierna sonrisa,
Se escapó en el meandro que formaba con tu mejilla,
Deslizándose por tu cuello, sumiéndose en el sinuoso sendero de tus senos,
Se desprendió de ti, en un pestañeo, se perfumó de la rosa y calló tu dolor.

Pendía, suicida y decidida, como un sueño a punto de despertar,
Así la encontré, suspendida en el interior de una lágrima,
Opaca y desteñida, sin su estela y con el alma ensombrecida,
La estrella, la razón y la cordura, oscilantes ante su esencia,
Aquella sonrisa, tu sonrisa falta de felicidad, se desbordaba al vacío.

2 comentarios:

Dendrita dijo...

Una sonrisa y una lágrima, no son contradictorias, como muchas personas piensan. Se puede sonreir aún entre lágrimas; se puede sonreir sin estar feliz y se puede llorar sin estar triste. Una sonrisa encerrada en una lágrima, debe ser algo muy bello.
Linda poesía!!!
Abrazos.

Yani dijo...

Muy linda poesía, llega al alma!