sábado, 30 de abril de 2011

Bautizo

La palabra se dislexicó cuando se mezcló con la voz,
Mientras tanto, el corazón brotó de un resplandor, 
Y acabamos destruyendo toda idea que no hablara de amor,
Se detuvo a mirar todo aquello que dejó de sentir, y enmudeció.


Me descubrí sermón en la pila de bautizo de lo cotidiano,
Me resistí a pertenecer a un clero que no soporta lo espontáneo,
Me decidí a opinar, aún sabiendo que no lo había pensado,
Me encontré sobre el altar, crucificado.


Somos piedras que no dejan de rodar,
El continuo sujeto a esfuerzos de incomprensión,
El "Big Bang" que explotó tras la borrasca,
Fieles a un dios con síndrome de falta de atención.


Me encontré entre las líneas desconectadas de la razón,
Me reflejé en la silueta del orador:
"Hay vidas que se salvan con el más humilde sentimiento", 
Me descubrí siendo Hostia de Consagración bañada en Ron.

2 comentarios:

The Nurse dijo...

Wow!, realmente tus letras este día sí me calarón muy dentro, será que me identifique con ellas?, ó quizá es que comienzas a auto-esculpirte y perfilarte como un escritor de realidades espontáneas,como el amor!
Excelente aportación Metrópolis,refrendo mi admiración hacia tu talento tan especial, por no permitirte ser uno más de lo mismo. Un Beso T♥Q

Karol dijo...

Hay quienes no sabemos hablar de otra cosa que no sea amor (desamor) otra manera de salvarse, de no dejar de sentir...