martes, 22 de septiembre de 2009

Ansiaba la Estrella Convertirse en Luna


Ansiaba la estrella convertirse en luna, eclipsada y renacida, en la cima del firmamento. Celoso cúmulo de materia plasmática acechando en su estado colapsante, desafiante de la inmortalidad de su serena compañera. Suplicaba al infinito espacio que albergaba su desencanto, detener su destino cronometrado que alcanzaba de un momento a otro, su triste desenlace. Tintineante, fría y sistematizada; pierde brillo tu vida en el remolino de materia que exhala sus agonizantes signos vitales; abandonada del calor de su juventud desearía abrazar a su astro sol para que le proporcionara su incendiario calor que, recelosa suplica protección; desequilibrada de sus fuerzas intrínsecas se desprende de la bóveda celeste, que resguardo y cobijo le había proporcionado, a punto de iniciar está la explosión.

Albergaba esperanzas la estrella de convertirse en satélite, mantener el equilibrio en aquél viejo planeta, sustituir a la musa de los poetas, a la ventana del cielo, y ser la madriguera del conejo azteca; deseaba la estrella convertirse en luna, eternidad de vida y romance con el astro rey, mezclados en la vieja vía láctea. Esparciéndose lentamente por el espacio sideral, aquella triste estrella fue contrayéndose hasta alcanzar el último suspiro que en ella habitaba, y todo el espacio se llenó de ella.

Cruzó el firmamento como lluvia de estrella, moribunda y embustera, descendió en la superficie de esa vieja amante de la marea, aquella triste estrella se descubrió una entera con su antigua contrincante; se hizo musa y dejó de ser estrella, su alma hecha polvo se mezcló con ella. Ansiaba tanto su vida la estrella, que la luna menguó por ella.

5 comentarios:

Helena dijo...

Precioso escrito :)

Me encanta el blog! Ya me he unido.

Un besazo y sigue así :)

*YaNi* dijo...

Desde Argentina: muy bueno tu blog!

Saludos

Dendrita dijo...

Cuando se desea llegar a ser algo, se tiene la motivación suficiente para lograrlo; se puede convertir en obsesión si se desea únicamente llegar a tener la vida de alguien más. La estrella quería tanto ser luna, que dejó de ser ella misma. Precioso post, estimado futuro socio ;)
Abrazos!!!

Ana dijo...

Éste, como tus Q-entos anteriores, me encanta...te he dicho que tienes un don especial para esto...
Me encantas mi Poeta Civil.

Gabriel Cruz dijo...

Las historias en relación a los anhelos y la luna me resultan muy gratos, esta es muy buena :D ¡saludos!..