martes, 17 de febrero de 2009

Despertares

Con un copo de nieve en el rabillo,
Bella fantasía convertida en cruda realidad,
Con el sentimiento cristalizado tirado en el pasillo,
Insignificante canto de dolor fragmentado en cotidianeidad,
Con el cuerpo congelado, desde la boca a los tobillos,
Insípida realidad convertida en burda castidad,
Con los sueños derrumbados, piedra por piedra del castillo,
Cruel castigo padeciendo en la soledad,
Con las sombras a mi alrededor, y brillando opacamente, el anillo,
Fría nubosidad inamovible cegando mi visibilidad,
Con mi corazón servido, frío, debajo de la mesa, de principal, el platillo,
Receta meticulosa elaborada para saciar la insanidad,
Con el alma congelada y destrozada en el camino, atropellado como armadillo,
Víctima desolada a la que se le carga la culpabilidad,
Con el adiós zumbándome en el oído, como un concierto, en el traspatio, de grillos,
Recital exclusivo sumergido entre la fauna de vecindad,
Con los ojos cerrados, caminando por el sendero, a ciegas, se les ha perdido el lazarillo,
Desolado despertar, bajo las sábanas empañadas por la falta de humedad.

3 comentarios:

JHON BRANDO dijo...

Hablando de despertares, hay días en los que al despertar siento que todavía estoy soñando. Me gusta regresar del acto de dormir pero me desagrada que se acabe mi sueño, sobre todo cuando tiene que ver con mujeres voluptuosas. Saludos.

“Buenas Noches. Buena Suerte”

La ingeniero dijo...

soñar y despertar? lo lamentaria si una pesadilla mi realidad.

saludotesss...

Dendrita dijo...

"el adiós zumbándome en el oído...", "insípida realidad..."
Creo que yo he tenido esas sensaciones, en más de una ocasión.
Saludos.